Lápiz con la punta recién sacada


Cuando tienes esa punta recién sacada…. tan afilada… tan perfecta…. No sé si serán manías mías, pero me llevan los demonios cuando me pasan éstas cosas.

Aunque podría ser peor, que la punta se parta y no te des cuenta, y cuando empiezas a dibujar… ¡Lineas dobles! ¬__¬

No hay comentarios:

Publicar un comentario