9 may 2022

TOC

nº 98

Reconozco que tengo cierta obsesión con la simetría respecto a mi propio cuerpo en cuanto a sensaciones (porque luego no me molesta llevar los calcetines desparejados, de hecho lo hago a propósito). Por ejemplo, me molesta MUCHO llevar un zapato más apretado que otro, o ahora con las mascarillas, notarla perfectamente centrada, y cosas por el estilo.

En las sesiones BDSM me pasa igual. Si un lado me aprieta más que el otro, si la pinza de la izquierda está diferente que la de la derecha, que la restricción no sea la misma en un lado que en el otro (por ejemplo dos cuerdas de diferente tipo)... incluso que el candado de un tobillo sea diferente y tenga distinto peso que el del otro... es algo que me saca inmediatamente de la sesión.

Y la pregunta es: ¿soy yo que soy asi de rara o es algo común?

No hay comentarios:

Publicar un comentario